web analytics

Sobre Álabe

Álabe Pequeña Mecánica es una joven empresa (2011) dedicada al desarrollo de instrumentación.

Aún siendo joven la empresa, el bagaje de los miembros que la formamos es amplio y en los más diversos sectores (apoyo a la investigación, energías renovables, aeronáutica, formación, ferroviaria, mecanizado y construcción mecánica…).

Por otro lado, la formación que entre todos ostentamos es amplia y multidisciplinar: ingeniería técnica industrial, de materiales, bellas artes, procesos de mecanizado, soldadura TIG y MIG, diseño tridimensional, cálculo por el método de los Elementos Finitos, sistemas de automática de control… e incluso alguno está preparado para ser monitor en jardines de infancia y guarderías.

A penas hay Historia

Puesto que la historia de Álabe Pequeña Mecánica es muy breve, nos atreveremos a contar el origen del nombre y el logotipo de la empresa.

Álabe

Surge de buscar una palabra que representara el proceso de estudiar y evolucionar un trabajo; que representara una espiral, que consiguiera crecer constantemente y llegar a un resultado satisfactorio… refleja nuestra forma de trabajar.

Así pasamos por todas las palabras familia de “espiral” y lo que lo recuerda, llegando a un consenso en «Álabe», que sin duda es un precursor de espirales allá donde son empleadas.

Pequeña Mecánica

Es un homenaje a un mecánico celebre en Granada y a un hombre apreciado por los que le conocían.

Recuperamos, así, el sobre nombre que usaba el padre de una de nosotros en sus trabajos para el mundo científico (médicos, dentistas…).

Al logotipo

También le dimos vueltas. Comenzamos vectorizando una foto de una turbina de barco en pleno trabajo, pero no nos satisfizo, tal vez los colores o simplemente las formas.

Dejándolo seguir girando, algún día se nos pasó por la cabeza la imagen de algunas virutas a su salida de la cuchilla de un torno, condiciones muy concretas las generan, son algo singular.

Y el resultado final es fruto de generar una espiral a su alrededor.

Dibujarla en 3D, vectorizarla, darle colores y contrastes…

Y quedamos satisfechos.